El Basque Culinary Center de San Sebastián cuenta con el BCC Innovation, el primer centro tecnológico especializado en gastronomía del mundo. Foto: EFE/Javier Etxezarreta

Basque Culinary Center, la primera Facultad de Ciencias Gastronómicas, que tiene su sede en San Sebastián. Foto: EFE/Juan Herrero

San Sebastián alberga el primer centro tecnológico de gastronomía en el mundo

Las investigaciones del BCC Innovation buscarán generar conocimientos en ámbitos como la salud, la calidad y la sostenibilidad gastronómica, pilares de la comida del futuro.
15/05/2018

Basque Culinary Center ha afianzado su posición de institución académica pionera. Lo ha hecho con la creación del primer centro tecnológico de gastronomía en el mundo, el BCC Innovation, cuya misión será crear la comida del futuro que dará respuesta a “los retos y a las necesidades de la gastronomía del siglo XXI en ámbitos de salud, calidad, sostenibilidad y economía”, señala la universidad.

La gastronomía ha vivido una importante transformación en este siglo, no solo por la labor creativa de los chefs, la aparición de rompedoras técnicas culinarias y el desarrollo de nuevas tecnologías y equipamientos. También se ha producido un cambio en los hábitos alimentarios, tanto en los hogares como en el sector de la restauración. Los consumidores exigen hoy saber qué comen, de dónde vienen los productos, si son saludables y respetuosos con el medioambiente… Y precisamente, para atender a estas demandas de la sociedad actual, el centro tecnológico de BCC se ha marcado cuatro líneas de investigación: salud, alimentación, cocina; sensorialidad, comportamiento del consumidor; nuevos desarrollos gastronómicos y diseño y tecnología. Los trabajos serán llevados a cabo por un equipo integrado por 25 personas, entre investigadores de diferentes disciplinas, técnicos y gestores.

El BCC Innovation cumple así con uno de los objetivos del Basque Culinary Center: promover la investigación y la transferencia de conocimientos en el ámbito de la gastronomía. Sus fundadores esperan que los resultados de sus investigaciones, además de atender las necesidades de los consumidores, se transformen en una fuente de riqueza para su entorno, ayuden a impulsar la innovación en las empresas y a crear otras nuevas, asegurando así el futuro del sector.

El nuevo centro, que formará parte de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, integra dos polos de desarrollo: la Facultad de Ciencias Gastronómicas adscrita a Mondragon Unibertsitatea, y BCC Innovation, Centro Tecnológico en Gastronomía.